Que se acerque el Sol

Archivado en: Fotopoemas — Por Reset Reboot
El 23 Abril 2009 a las 17:00

Semana Santa 0011
Que se acerque el Sol,
que muera la madrugada,
que mi mente se confunda
con tus palabras.
Que no importe donde vayamos,
que no se agote nada,
que ésta sonrisa nuestra, no se vaya.
Sigue hablando, no importa, no escuchamos,
pero que no decaiga,
que avancemos hacia lo que salga.
No importa lo que pase,
no, no es importante,
lo importante somos nosotros y este instante.
Que aunque acabe la noche,
que aunque todo se desgaste,
que nuestros pies, juntos, anden y descansen,
y que se aceque el Sol…

La Vela III

Archivado en: Fotopoemas — Etiquetas: — Por Reset Reboot
El 19 Abril 2009 a las 13:27

La Vela III

III
Despierta.
El tiempo que habrá pasado es una incógnita abierta.
El vestido, la cama, la llaga, están secas.
Un pequeño candelabro apareció en la mesa.
Alumbra alrededor de ella:
los tapices se vislumbran en sombras confusas,
no se ven restos en el suelo que alumbra,
el traje está limpio, la cama impoluta.
Se sienta.
Se levanta y avanza en estado de alerta,
buscando una ventana, una puerta.
La sala es enorme, ni las paredes encuentra…
Sigue avanzando en la soledad inmensa,
mira los tapices para enfrentarse a ésta,
y encuentra…
caras antiguas que sonríen o se apenan,
caras desconocidas de expresiones diversas,
caras enemigas, distantes, dormidas, despiertas,
y encuentra, a veces, rasgadas las telas.
Frío, ahora se da cuenta…
suelta el candelabro en el suelo y descuelga
un tapiz sin dañar y que no muestra
cara alguna, y aún así, la alienta,
cosidas en oro, plata y magenta,
azules y verdes completan la escena:
no es un rio, ni un monte, ni siquiera un paisaje,
no es nada de lo que ha visto o imaginado antes.
Lo extiende ante si, sus formas contempla,
tras una vida sobre su espalda la echa.
Se sienta en el suelo y, abrigada por la tela,
se recuesta, y duerme, y sueña.

Déjame

Archivado en: Fotopoemas — Por Administrador
El 8 Abril 2009 a las 23:10

Cámara de Frank
Déjame tomarme un alto en el camino,
déjame contemplarte, déjame pensar.
Déjame saber qué pierdo y qué aún es mío.
Déjame mirarte, nada más.
Quizás aún preguntes por qué te miro,
por que no puedo volver la vista atrás:
quizás es que sonríes si yo lloro o sonrío,
o quizás, simplemente, es que seas especial.
Nada de lo que hay en este mundo es vacío,
todo tiene su poder al despertar,
y tú, siendo parte de mi camino,
para mí, tienes mucho más.
Dejáme mirarte desde mi cuna a mi asilo,
déjame sonreirte aunque no hagas nada más,
déjame recordarte así, tranquilo:
Déjame hacerte inmortal.

Viejos Posts »